Gastronomía

  

Hoy en día, el aceite de oliva virgen y virgen extra, se ha convertido en uno de los signos de la cocina de calidad. Además de dar sabor, aroma y color, modifica las texturas, integra los alimentos y personaliza los platos.

 

Se debe seleccionar el aceite por sus cualidades sensoriales, dependiendo de los gustos personales de cada individuo y del plato que vallamos a preparar.

 

Usaremos el aceite virgen y virgen extra, tanto en crudo como para fritos, sofritos, guisos, estofados, salsas, repostería, etc. Debemos olvidar aquello de que "..total como es para freír, pues uno cualquiera...".

Si queremos una cocina de calidad, los ingredientes serán también de calidad y además, con ello ganaremos en salud.

 

Por ultimo y para la mejor conservación del aceite y mantener su frescor e integridad hay que mantenerlo alejado del calor excesivo, de la humedad y sobre todo de la luz.